¡Guerra contra mi producción cerebral!

Ser excepcional

“Me quiero de verdad, esto quiere decir que lo recuerdo y lo constato. En la calle, frente a desconocidos y frente a amigos, soy una persona humilde pero valedera. Frente a mi familia me comporto básico, serio y diligente.

Los milagros se están sucediendo como lo imaginaba, o sea, en los momentos, lugar y con las personas menos esperadas. Me sorprendo a mi mismo y me sorprende el universo. Como sospechaba, llegan soluciones no tan extrañas e inusitadas.

Mente fresca y abierta a todo, incluso a cambios radicales. No existe frontera mental, por tanto las fronteras físicas también pierden propiedad y sentido. La libertad me ayuda a librar mejores luchas contra mi cada vez menor sistema de creencias limitantes.

Mi estado de conciencia está cada vez más presente en calidad y cantidad. Mis intentos de desestabilizarme en espíritu son cada vez más débiles.
Me quiero, me comprendo y me vigilo, esto quiere decir que me acepto pero estoy atento a mejorar los pocos detalles que puedan salirse de las manos. Mi conciencia es vigilante y exigente.

“Quiero al dinero y estoy en el camino de amasar fortuna, es inevitable, tengo en mis manos una bomba de tiempo”

A la belleza y la abundancia las observo en cada caminar. Aumento en conciencia, aumento en conocimiento. Quiero y puedo modificar mi cerebro… vivo en abundancia.

Quiero viajar a USA y voy a viajar a USA. Veré a mi hijo en Barcelona. Doy conferencias y ayudo a gente. Doy conferencias de marketing y demás, cobro relevancia como conferencista.

Disfruto de buena comida, vino y queso… no solo de los baratos. Estoy lúcido y soy inteligente. Manejo buenas energías constantemente y conscientemente, ayudo a las personas que me rodean en conciencia.

No necesito mucho para vivir, pero también me gustan y disfruto de los excelentes disfrutes.
Lo que me pertenece llega. Lo que no es mío está en manos de otro. Todo es un flujo en transmisión. Tengo mentalidad próspera, detecto y acepto la abundancia en sus diversas formas.

No tengo hambre ni frío y no acepto ansiedad. La autoestima es parte de mis triunfos.
Disfruto de lo que se me otorga con toda propiedad, ya que el universo ha dejado de dárselo a otro por complacerme a mí.

Nada físico o material tiene que ver con la fortuna, soy la fortuna en mi mismo, acepto ser afortunado, la riqueza me rodea en diversas formas.

No soy pobre ni estoy solo en absoluto. Soy un elemento componente y activo de la naturaleza plena. No hay nada que pueda considerarse “solo” en esta naturaleza divina.

El concepto de “bancarrota y/o iliquidez” es solo un viaje, un estado temporal. Es necesaria la conciencia de todos los sucesos como retroalimentación vitamínica para el alma.

El dinero es un elemento más, latente aquí y allá, viajante y permanente, una energía en constante movimiento, a veces en calma, a veces bulle.

La autoestima nunca está en negativo, es en sí un ejercicio constante”

Las Cosas no son lo que son, Son lo que somos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s