EL YOGA, VISITAS FRECUENTES A DIOS

hacer yoga(Fragmento de “Construye tu Propio Dios”)

La más simple disciplina que nos otorga el más sencillo camino a nuestra esencia interna. Si nuestra esencia es encontrarnos consigo mismos, en paz, y encontrar la disposición para ejecutar la imperiosa y al mismo tiempo natural labor universal, el proceso humilde y global, entonces eso es visitar a Dios.

El Yoga (del sánscrito yoga ‘unión’) es el más sencillo y a la vez efectivo aporte de la India al ser humano, común en el budismo, hinduismo y jainismo, cualquier persona indistinto a su creencia puede practicar esta disciplina sanamente en su forma más simplista. Yoga también significa equilibrio, por tanto lo interpreto como volver al centro, recuperar la armonía. Solo con la técnica básica del pranayama la enseñanza y estabilidad que se ganan es impresionante; visitar tu centro espiritual, regresar constantemente a tu fundamento divino, intensificar la luz de tu glándula pineal, potenciar tu conciencia cósmica.

En realidad buscar un espacio tranquilo para meditar no es desconectarse, como algunos dicen, al contrario, es CONECTARSE. Es errada la creencia de que practicar el hábito es alejarse del mundo cuando en realidad lo que hacemos con el Yoga es alejarnos del ruido y concentrarnos en, conectarnos con el mundo global, por el sendero interior; por ello las visitas constantes desde la piel hacia adentro en una disciplina respiratoria, son la vía más óptima para hacer conexión no solo con el cosmos sino también con nuestro cuerpo y órganos internos… constituye el sentirnos de verdad, integrados, escucharnos, aprendernos. La oración de “ho opono pono” y la meditación básica son dos formidables herramientas de encuentro con tu ser básico y universal. Por un lado la técnica respiratoria porque simplifica nuestra existencia y nos aleja del acoso y saboteo de los pensamientos, y por otro la oración de perdón, agradecimiento y amor propio como la confesión de lo más simple, humano y humilde.

Explico la rutina simple de relajación para poner en práctica por lo menos 3 veces a la semana aunque recomendado de manera diaria. No nos preocupemos por posturas estéticas o acrobáticas, como les digo la base de la meditación respiratoria ya determina en nosotros unos logros personales incuestionables. El Yoga significa unión: mente, cuerpo y espíritu que recuperan la unidad esencial con lo divino. El aire es un elemento de compartición universal inevitable.

DESCRIPCIÓN DEL EJERCICIO:

Siéntate en una colchoneta puesta sobre el suelo, separada o junto a la pared.

Posición del cuerpo:

Existen algunas versiones de la posición de loto, sin embargo, en caso que ninguna sea de tu agrado, podrás simplemente obtener una posición cómoda que puedas sostener durante largo rato, puede ser sentado en una silla con respaldo recto, ya que lograr la rectitud de la espalda es importante.

Predisposición, indumentaria y ambiente:

No estoy en contra de los diferentes tipos de Yoga y posturas, pero considero y recomiendo personalmente estos asuntos básicos:

  • la práctica del Yoga base en un lugar lo más silencioso posible.
  • Usa ropa fresca y cómoda e intenta que el espacio sea cerrado para evitar elementos externos como insectos.
  • Si deseas puedes adicionar al ambiente incienso y velas, pero esto no quita o pone mucho más a tu propósito central.
  • Las primeras sesiones de Yoga no son fáciles pues por lo regular somos seres acosados por los pensamientos y lograr la relajación básica buscada ya es todo un logro.
  • No abandones la práctica en las primeras sesiones, se persistente que los resultados serán muy importantes en tu proceso hacia la construcción de tu propio Dios.
  • He propuesto que el ambiente sea cerrado para evitar mosquitos, sin embargo, en una apreciación sensata y universal de esta doctrina filosófica, todos los elementos y percepciones participantes en nuestra naturaleza deben ser aceptados y comprendidos, como animales, sonidos, olores, solo que el primer logro a obtener en este caso será el de la concentración en primer nivel. En prácticas adelantadas de Yoga una persona puede lograr muchas cosas incluso en medio del ambiente abierto de un bosque.

Ejercicio:

Debes tener conciencia del ejercicio a realizar, durante el cual se presentarán algunas dificultades. Precisamente la “conciencia” es la base de la instrucción, desde el principio el camino es hacia adentro, partiendo de la piel y teniendo como objeto la respiración… no hay más elementos. Seguramente se va a dar la situación de que desees rascarte, moverte, reacomodarte, que lleguen ruidos inesperados, pero deberás contrarrestar al máximo dichas situaciones, la mente lo puede todo. Todo está listo para la más íntima cita contigo mismo.

Baja un poco los párpados e inclina la cabeza de modo que tu vista quede ubicada mas o menos a un metro adelante del suelo. Vas a desconectar y desconcentrarte varias veces, pero inmediatamente tomarás las riendas del proceso. No te preocupes si no lo logras en la primera ocasión, con el paso de los días irás obteniendo mejores logros, durante más tiempo, centrado en lo importante, serás más fuerte rechazando los pensamientos que como flechas se intentan meter en medio de tu proceso de relajación.

Ve ralentizando la respiración, siendo consciente de la velocidad cada vez más lenta de espiración/aspiración. La respiración yoguica es un camino firme a la paz, si eres capaz de respirar de 1 a 4 veces por minuto experimentarás el “estado meditativo”.

Ahora vas a empezar un largo y detallado recorrido por tu cuerpo iniciando por el dedo meñique, para ello te daré un ejemplo inicial de modo que luego puedas ir replicando en todo el mapa de tu cuerpo. Cada vez que te desconectes o desconcentres retoma y céntrate de nuevo en la respiración, la descripción del proceso; rechaza ipso facto cualquier pensamiento. Este mapeo introspectivo se hará sin emitir voz, solo en el pensamiento, a menos que se haga una sesión en grupo guiada por un instructor:

“Respiro muy lentamente… tomo el aire profundamente por mi nariz y hasta el fondo, con toda mi capacidad torácica, pero sin esforzar mis pulmones. Empiezo a dejar salir el aire lentamente y dejo que suavemente se vaya vaciando mi pecho, sin esforzarme demasiado. Repito de nuevo la inhalación de manera muy lenta, siento como el aire va entrando por mis fosas nasales, siento que pasa por mi tráquea y se va a mis pulmones, me infla y se integra con todo mi cuerpo. Ahora voy a ser consciente de la uña del dedo meñique de mi pie derecho, como el aire circunda la primera falange de mi dedo y uña meñique. Voy a sentir como el aire circunda la segunda falange de mi dedo meñique…no pierdo de vista mi respiración lenta… inhalo y exhalo muy lentamente. Rechazo cualquier pensamiento que llegue. Ahora siento el aire en el segundo dedo de mi pie acariciando la piel de mi pequeño dedo anular… respiro…”

Se repite en todos los dedos uno por uno y muy lentamente.

“Ahora soy consciente de la piel de mi empeine, el aire cobija toda la piel de mi empeine y gira hacia la planta de mi pie, siento como rodea mi pie completo y también lo siento en mi tobillo derecho y baja al talón y la planta, pasando al otro lado de mi pie para llegar al tobillo izquierdo…“

Y así debes seguir con todas las partes de tu cuerpo. Este mapeo hace parte del ejercicio de repetición que seguramente se interrumpirá en las primeras sesiones pues la concentración no suele lograrse rápidamente. Precisamente en la medida que avances con la consolidación de la conciencia de tu cuerpo, simultáneamente estarás avanzando con la concentración y conciencia de respiración. La primera etapa del ejercicio simple es que alcances esa integración, luego serás más específico describiendo, acariciando y sintiendo el aire abrazar todos y cada uno de tus órganos internos. Sentirás el amor por tu cuerpo y la conciencia de su preexistencia palpable, el acercamiento a tu ser físico tocado por tu espíritu sensible y por tu amor propio.

Ales Gutiérres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s