Construye tu propio Dios 1

12-01-17
Muchos creyentes se cuestionan sobre el modo en que Dios ve a los millonarios. Les voy a dar una pista, Dios es millonario, es el mismísimo significado de la abundancia y el éxito. De modo que ábrete a la posibilidad de confiar en este Dios que va a facilitar tu camino a la paz que da la abundancia, que se traduce en la conciencia de riqueza y éxito. Puedes estar tranquilo, conéctate con el millonario que llevas dentro y disfruta todo lo que consigas.

————————————————————————

LA LISTA DE DIOS

Miles de millones de personas le están haciendo elaborar a Dios una extensa lista de pedidos, mas no presuponen que Él permanece atento y ocupado en dicha lista, revisando con detalle lo que se merece y no se merece cada persona, vigilando tus actos y observando como lo estás haciendo, listo para quitar y poner cosas según prioridades, algo que resulta muy prudente ¿no te parece? De modo que si no estás seguro de lo que quieres y de lo que necesitas, y además no lo organizas y le pones verdadera intensión, no le pidas más. No ores sin conciencia, no ores tanto, no ores más. Ayúdale a Dios a posibilitar una lista más lógica y posible. De tu nivel de conciencia depende obtener o no lo que deseas; algunos lo comparan con la lógica del karma.

¿DIOS EXISTE?

Partamos de que Dios es la creencia más poderosa que ha movido a la población; siempre necesitamos creer en algo no palpable, no terreno, algo que diste de nuestro errático trasegar, lo magnánimo, lo perfecto, el otro lado para nuestro ser físico y algo que temer. En este texto puede que tratemos algunas comparaciones de manera insulsa, pero luego verán como de lo simple pasamos a lo más importante y universal.

Hay muchas cosas que existen sin que las podamos tocar, sin que tengamos que palparlas ni comprobarlas, por ejemplo la belleza visual que nos la encontramos a diario por todas partes. Existimos tras un soplo divino que se genera en el amor o en el sexo, y empieza a repetirse a modo de latidos en la 5 semana de gestación, cualquiera que sea el intento científico o religioso por describir nuestra procedencia. Ese algo hace latir el corazón, y es un aliento invisible que entra y sale de nuestro cuerpo, que no podemos definir del todo ni ver, y allí vamos entre seres vivos respirando cada día el mismo aire, sin saber bien el por qué, caminando independientes, siendo algo palpable movido por lo extracorpóreo y dejando huellas.

Aquí vamos dando pasos sobre este planeta tierra e incluso fuera de él, reactivándonos cada mañana desde nuestra cama, desde nuestro sueño y nuestros sueños, impregnándolo todo de esa fuerza del corazón, todas las cosas que nos proponemos.

Nuestro corazón marcando todo con la vibración en el exterior a través del tacto, del aliento, de la mirada, del impacto de las palabras. Al mismo tiempo cumpliendo pero sin ser conscientes de toda una serie de complejas actividades orgánicas que simultáneamente se ejecutan dentro de nuestro organismo. A pesar de eso, tenemos el arrebato de apartamos de los demás, dejamos de socializar, como si los otros fueran entes extraños contra los cuales confrontar y generar problemas cotidianos, pero que independientemente de nuestra voluntad nos aportan el mismo aire que aspiramos y nosotros luego les devolvemos cuando expiramos. Respiramos el mismo aire de aquel que nos odia o a quien odiamos, de aquel que ni siquiera miramos, de nuestro depredador, del animal y la planta que comemos, del ave más bella y del insecto más repugnante, del niño y del viejo, respiramos 30.000 veces al día y compartimos el mismo aire que no solo se traslada por las cavidades hacia nuestros pulmones sino que se dispersa a modo de componentes que van dar a nuestras células.

“Lo compartimos todo inevitablemente”

Estamos unidos aunque queramos sentirnos especiales e independientes, más que los demás, y alimentemos el ego. Imagínense unos siameses que se encuentran frente a frente unidos para toda la vida, cualquiera se reiría opinando que las peleas entre ellos son inoficiosas, pues no les cabe el ego.
Muchas cosas, en realidad muchas, podríamos anotar en la discusión sobre lo que supuestamente no existe porque no es posible palparlo. Demasiadas cosas no son posibles de enmarcar dentro de una lógica material.

En tiempos pasados cuando tenía el cerebro menos lleno de cosas, yo afirmaba “Dios no existe porque yo no lo veo”, después de los últimos sucesos que más me tocaron los últimos 10 años hice una variante y ya decía “Dios no existe porque no se hace notar su existencia” Por ejemplo, estuve muy marcado cuando tuve que asumir la experiencia terrenal y espiritual de la muerte de mi hermano, en cuyo caso llegué a decir “vaya si tiene maldad Dios” DIOS NO EXISTE.

Déjenme les cuento mi experiencia:

Mi hermano de 35 años se fue a la capital para buscar fortuna en su pasión, la televisión, sin embargo su camino no fue precisamente un sendero de flores frente a las cámaras, él comenzó vendiendo arepas, contando cuentos en los autobuses, haciendo paradas teatrales en la calle, así sufragó sus gastos en las duras y frías calles de Bogotá. Aunque él me tenía mucha confianza, estoy seguro que pasó experiencias y dificultades que no me contó a mí ni a nadie… (continúa 2)

Anuncios

One Comment

  1. […] (Continuación 1) Cuando viajaba a su ciudad natal, Cali, parecía perro con pulgas, mantenía inquieto a pesar que estaba en la casa materna con todas las atenciones, se enfermaba mucho, su sueño estaba en la capital, su vida estaba en la capital. Empezó haciendo extras y papeles secundarios en varias producciones de televisión, y anuncios, pero finalmente aprendió mucho sobre cámaras, audio, dirección, producción, y fue contratado como realizador en una de las más grandes canales de televisión de Colombia, ganándose un gran sueldo, codeándose con productores, directores y actores, pero sin dejar de hacer cortometrajes con sus eternos amigos, los compañeros de proyecto de vida con quienes viajó e inició la aventura. […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s