25 de agosto de 2016. 9:21 pm

Temo todo el tiempo no estar haciendo lo adecuado o estar haciéndolo en los tiempos equivocados. Sin embargo, también al reflexionar un poco, retomo la idea de amarme, pero si este reclamo está afectando o atacando a mi ser, entonces, me estoy dejando de amar.

Voy encontrando respuestas, por ejemplo, que por mas que piense que debo hacer una u otra cosa de más, o entregarle más fuerza a las acciones que guardan relación con mi hijo, en cuanto obligo, estoy atacándome y genero una experiencia negativa para mi o quienes están a mi alrededor; entonces a esa meta no la considero conectada con mi fuente. Será importante entonces tener en cuenta la ley del mejor esfuerzo.

La existencia limitada que se nos da es solo una entrada a la instancia de la inmensidad material; simplemente es como si abrimos y al cabo de un corto tiempo volvemos a cerrar los ojos. Esta esencia de funcionamiento continuará prevaleciendo en el universo infinito.

Esta noche he pensado que nuestra experiencia en este plano tiempo/espacio podría ser imposible sino fuera por el ego, ese “yo soy algo aquí”, pues somos incapaces de lograr un nivel de conciencia e incluso iluminación que comprenda toda la verdad de lo existente y lo inexistente.

Aclarar que no explica el ego la mejor experiencia de la existencia, solo actúa como el pegante para ese objeto lanzado al aire que necesita detenerse en un punto del espacio sideral, en una oportunidad consciente.

Entonces por eso debemos contar con los apegos, pero sin el abandono de lo espiritual, por lo que algunos buscamos mejorar la conexión con lo etéreo mientras otros, la mayoría, prefieren dentro de esa experiencia de los apegos, preservar sufrimiento e inquietud de pensamiento.

Es muy grande lo que tenemos a disposición y podemos hacer, demasiado amplio para acapararlo; por lo tanto solo nos movemos entre decisiones, y rara vez seremos tan precisos. La actitud y la intensión nos conducen.

Algunos radican un ego para intentar tener algo que controlar, por ejemplo observando y criticando, asimismo y al otro, afectándose desde su estación individual con unas serie de etiquetas.

La realidad real nos conduce al amor, al camino espiritual, a la búsqueda de la ascensión. Cuando logras acercarte a esta conciencia personal te pareces a la misma comprensión del universo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s