Infinito, finito, gracias y te amo

infinito, finito gracias te amoRealizo contratos con inteligencia, extiendo mis puntos de vista y disertación como adelantos de conocimiento, de comportamiento, de un ser en superación, más formado, con más sensibilidad, más amistoso, con más fuerza interna, más consciente, identificador del Dios interior, de la propia fuente.

Realizo enlaces, me muestro con criterio, me muestro en mi sitio, me muestro en orden y espero muy pronto poderme mostrar “como un pincel”

Quiero seguir agradeciendo, seguir siendo yo, seguir mostrándome con carácter y criterio, recurriendo a mi fuente interior para revalorarme, no pelear conmigo mismo, no emitir lucha contra mi ni contra otros. Quiero seguir sacando provecho de las situaciones, ojo a esto, toda situación negativa se puede convertir en oportunidad, hay que escuchar al otro primero para poder controlar los hilos de la situación.

Quiero seguir aumentando mi conciencia de que todos los seres humanos valen hasta cierto punto, o por lo menos valen todo lo que tienen que valer, de modo que no debemos prejuzgarlos antes de conocerlos. Que todos valen por igual y todos son buenas personas, ese debe ser el único prejuicio.

En el momento exacto de fallar en la actitud debo liberar el cambio, pero mientras tanto no prejuzgar negativamente y a la ligera; como ser humano debo ser uno solo, el que ve y el que es visto, uno solo.

La fortuna viene en diferentes formas y al mismo tiempo de una manera inusitada y sin identificación; la fortuna, el éxito, hay que percibirlo con el sexto sentido y abrirse ante ella, percatarse de su aparición; el hecho de prejuzgar a las personas puede ser cortarle las alas a la forma en que se acerca el éxito.

La fortuna puede llegar a ser un gran contrato que alguien te de simplemente porque vio en ti una actitud más humana en un momento dado, la fortuna puede ser un contrato que te otorguen solo por tu carisma, puede ser una contratación por tu pericia, experticia, conocimiento; puede ser a través de una taza de café que se comparte de manera sencilla.

Si aun no está grabado en mi conciencia, pues en este mismo momento pongo la impronta en el querer; quiero la suerte que ya lo se se traduce en las oportunidades que yo mismo busco, entonces la suerte estará en la oportunidad y en la decisión, en la decisión sin descuidar el tacto.

Yo voy a ponerme buena ropa, ropa distinta y también distinguida, que yo sea el ejemplo de la clase y el estilo en la empresa, que cuando se hable de moda me pregunten y sea su referencia de confección, pero también una referencia espiritual, en lo relativo a ser persona, ser maduro, ser sano, tener objetivos, ser exitoso.

Sí puedo superar un sueldo de (ponga aquí su cifra), porque puedo y me lo merezco; sí puedo mostrar éxito; una buena moto es muestra de éxito, un buen carro es muestra de éxito, desplazarme en taxi. Estar relajado en la vida, aconsejar videos y libros, conferencias, autores y al mismo tiempo hacer ver la comodidad de mi existencia, mostrar mi novia, mi familia, es éxito, mostrar mis viajes es éxito.

No estoy diciendo en absoluto nada de lo que esté lejos, estoy diciendo cosas sencillas que están en mi conocimiento y en mi poder, en mi posibilidad de administrarme bien, de gerenciarme bien, de disfrutar.

Sí puedo tener 100 dólares, y hace rato que los tengo, puedo tener 1.000, 10.000 o 100.000 dólares. Y por ejemplo manejando cien mil dólares ya es muy mínimo lo que necesito para seguir, porque no necesito mucho más para seguir, no necesito mucho para estar tan relajado que pueda empezar a aportar sistemáticamente y efectivamente hacia la gente que me rodea.

Darle un pan a un “sin techo” no es aportar, mucho menos efectivamente, pero si puedo por ejemplo crear una especie de proyecto desde mi agencia o junto a alguno de mis clientes, como un concurso para ser mejor persona hoy. A ese tipo de cosas vale la pena meterle mano y dinero, meterle mente, esos son proyectos bonitos, relajados, efectivos y que no harán ni mas ni menos que hacerme crecer en mi status y en mis círculos.

Crezco, crezco y necesito elementos que me ayuden a estabilizar este crecimiento, necesito esa compañía y ese raudo crecimiento económico que me permitan ganar mejores elementos de rendimiento y estabilización, distintos puntos de equilibrio, y punto de equilibrio es poder superar los pagos que debo; y después poder hace pequeños aportes.

No es que piense pequeño, solo estoy reafirmando las super fáciles posibilidades que tengo al frente, ese carro ya no es difícil de sacar, si me gano algunos millones de pesos mas podré hacerlo.

Mis finanzas han empezado a activarse lo que hace que me oriento en los autores de la abundancia, cada vez son mas efectivas, estoy cada vez más tranquilo y consciente del poder de mi interior y lo que esto está logrando en mi exterior. Empiezo a reproducir efectividad rediseñando mi actitud hacia la vida. Retroalimentando mi productividad junto a mi equipo, lo tengo todo en mis manos.

Cada cliente va pagando, asumo las nuevas entradas y los términos de contratos tranquilamente, así son las cosas y así quede firmado, eso es lo que hay y aquí no debe haber ruegos, quejas ni penas, solo una actitud y una intención, la actitud de que no hay nada más que hacerlo leve, ser natural, echar para adelante.

Cómo más si nos pusieron en esta existencia positivamente; somos proceso constante de vida, tenemos la oportunidad corpórea y constituimos el milagro terrenal; es este finito, el milagro de nuestro finito, existencia física, justificación gráfica, oportunidad visual táctil, es decir, el Cosmos ha dicho, tu serás de manera finita en este infinito, una oportunidad, una representación gráfica cósmica visual, olfativa, táctil y sensorial.

Tu una salida, un tramo de descanso en el inextenso territorio universal; finitudes somos, descansos del infinito, como el infinito es la fuente de esta finitud.

Este corazón saludable moviendo a este cuerpo no es ni más ni menos que la disculpa esencial de la actitud y la intención, es esto que sale por la traquea, este aire, este pensamiento que se convierte en palabra, que al mismo tiempo es voz que ordena y transforma, el fundamento, la esencia, Dios.

Sale por nuestra boca y expresiones para transformarnos en el acto oratorio y transformar a los demás, y esa transformación actúa hacia nuestro mismo cerebro como si fuera otra persona, y lo es porque lo que está saliendo por las bocas es Dios, que está diciendo intenciones, actitud, paz, fuerza, dinámica, proyección, reproducción, amor, sexo y final… como una obra.

Las obras no son infinitas, son hermosamente finitas; imagínense que el Guernica fuera infinito, largo, extenso como la tierra y cubriera todo. Imagínense que las obras de Da Vinci fueran tan extensas y largas que no se pudieran enmarcar, dilucidar, nombrar, entender, apreciar; imagínense que los dolores no se diluyeran, que fueran infinitos.

Entonces por qué pedir infinitud a nuestra existencia, somos objeto solo de la belleza y esta es temporal, pasajera. El infinito en cambio no es bello, no está limitado, es simplemente infinito; no está enmarcado, no es un trozo ni una característica, no está dentro de nada, todo está dentro del finito.

Lo fragmentos bellos que somos, finitos, satisfactorios, fantásticos, increíbles son puntos de inflexión, y la instancia de reproducción, somos creación, no solo sexo en nuestros cuerpos para reproducirnos genéticamente creando más entes iguales a nosotros sino que somos constantes de reproducción, reproducimos pensamientos, sentimientos, ideas, acciones; producimos, generamos, creamos infinidad de cosas para el Cosmos.

Desde ese punto de inflexión como seres finitos al mismo tiempo somos productores y creadores inacabables, porque también somos la representación de Dios, porque somos la instancia finita que aporta el Cosmos, somos el trazo de un bello pincel, y somos instancias finitas, que nacemos, crecemos y maduramos para crear y morimos finalmente; pero esa salida, esa ventana infinita, ese desahogo del inmenso Cosmos llamado instancias finitas o vidas, son oportunidad de creación como flores, y el campo es el infinito.

Entonces eso somos, para crear miles de cosas antes de morirnos, como flores para florecer antes de morir, eso somos.

De modo que la paz, el relax, tiene lógica. Si nos fijamos, los seres con vida activa somos entre más pequeños, como los microscópicos, mas estresados, ágiles, más rápidos y voraces, más con ansias de reproducirnos y crecer, a diferencia los seres más grandes somos más lentos y relajados, como las ballenas.

Nosotros como seres humanos tenemos la oportunidad de ser “como nos de la gana”, lentos o rápidos, y eso está bien, pero tenemos que estar en paz, tenemos que ser moléculas activas sin demasiado afán, sin tanto estrés, porque el estrés genera moléculas negativas, genera desasocio, genera dificultades.

Nuestra fuente debe protegerse, debe preservar la paz, porque es la cimiente, sea cual sea el proyecto o la creación, por complejo y azaroso que parezca, en el momento que toque nuestra parte más interna debe aislarse.

Paz; si vamos a hacer el edifico más lindo de este país, en tanto me toque mucho el corazón, o me estrese, lo dejo, o propongo que otros lo prosigan o directamente lo determino como proyecto negativo.

Mi firma y propuesta es seguir relajado haciendo el trabajo poco a poco, si hay un miedo por contratos que se puedan perder pues asumo tranquilidad, pueden dejarse y eso ser una oportunidad, hay verbo, hay argumento, hay conocimiento, hay experticia, hay relación; no equivocarse pensando que hay que “mandar a la porra” las cosas.

Si un cliente te deja pues nada, muy bien, gracias, “si necesita algo allí estaré”. Seguro les fallan y nos vuelven a buscar porque hemos dejado la puerta abierta, no por una actitud negativa sino proactiva. No hay penas. Lo que no se puede no se hace, a la cama a dormir, comer, hacer ejercicio, la actividad que prosiga.

Para finalizar voy a rezar un texto:

“Oh gracias, te amo, te amo, te amo, te amo, si, gracias, por este vehículo de la palabra y la reflexión, por esta ventana y belleza posibles de ver, gracias por el tacto, gracias por el olor, por la visión y por todas las demás sub-percepciones, por todos los sentidos de esta instancia vital; gracias, gracias, gracias, gracias, gracias.

Estaré atento, gracias, a las oportunidades, gracias, al sexo, gracias, a la conquista, a poder hablar y relacionarme, a visualizar contratos gigantescos, tocarlos, proponerlos, acariciarlos, mirarme y decir yo estoy aquí, yo puedo, yo soy tu oportunidad (a mi mismo). Yo no estoy aquí porque si, yo soy una ficha del rompecabezas, y en este momento usted me está viendo y no le estoy diciendo mentiras (a mi mismo), le estoy mostrando con fundamento, prueba, experiencia y testimonio.

Gracias, gracias, gracias. Te amo Alex, ámate porque te amo, Alex. Puedes mirarte con calma y plenitud. Puedes preguntar (a los otros), qué esperas para citarme, qué esperas para tomarme, que esperas para contratarme, qué esperas para tomar de mi lo que requieras, para compartir conmigo, no podré esperar mucho.

Otro cliente, otra cita, otra cosa. Sigue otra oportunidad, porque hay muchas cosas que hacer en el camino y esto va a ser así, voy a estar ocupado, vas a decir vamos, pero tenemos que vernos en X instante porque en otro quizá no haya momentum, porque ya no estaré. Gracias, te amo, te amo, te amo (a mi mismo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s